Blog inmobiliario

Quiero aprender sobre

"Es importante diferenciar la Perseverancia de la Testarudez"

1368 vistas

¿Sientes que ya no puedes más?, ¿has perdido motivación?, ¿no logras tus metas? ¿has pensado en rendirte?

Las ventas no son sencillas y quien diga lo contrario, miente. Lidiar con clientes iracundos, confundidos o impacientes, superar operaciones que estaban por cerrarse y se cayeron a último momento, citas frustradas y la presión de no vender, llevan a muchos a tomar la decisión de tirar la toalla.

El coach de vida, Arturo Vargas, con quien el director de Bolsa Inmobiliaria tuvo el gusto de compartir las aulas de la Universidad Nacional Agraria La Molina, respondió a nuestras preguntas y compartió con nosotros hermosas reflexiones para que cumplamos nuestros objetivos y aprendamos a manejar nuestra frustración. ¡Gracias Arturo Vargas!

 

¿Qué es el éxito?

En cada instante de tu vida siempre habrá éxitos.

El éxito es cumplir con un objetivo que te hayas propuesto. Por ejemplo, levantarte a la hora que te programaste, cumplir con la dieta que te propusiste, etc.

Nuestra vida está llena de éxitos, y muchas veces los ignoramos porque en nuestra mente tenemos la idea que “éxito es tener riquezas, viajar por todo el mundo, tener una profesión, o tener una vida de lujos”. El éxito va más allá de las cosas tangibles que percibas tú o los demás, el éxito te hará sentir satisfecho contigo mismo porque estás cumpliendo con todas las metas que te vas trazando hora a hora, día a día. También tener en cuenta que podemos tener éxitos a corto, mediano y largo plazo, y todas están conectadas; porque para tener éxito a largo plazo sí o sí requieres tener varios éxitos a corto y mediano plazo.

 

¿Por qué no logramos nuestras metas?

Estamos viviendo en la era digital, en donde todo lo que buscamos se encuentra de manera inmediata y al alcance de nuestras manos. Esto nos lleva a la “inmediatez”. Entonces cuando algo no sale como queremos, empezamos a frustrarnos, y por el miedo a volver a sentir frustración optamos por no cumplir la meta trazada. Esto se viene apreciando desde muy pequeños, niños que son intolerantes a las derrotas, niños que prefieren no participar en un juego o hacer una actividad porque prefieren evitar la posibilidad de cometer un error.

En resumen, no logramos cumplir las metas por “miedo a sentir frustración ocasionada por el error”.

 

¿Cómo definir mejor nuestras metas?

Desde mi punto de vista, para definir una meta se considera las siguientes características:

  • Clara: Que sea entendible y resumida.
  • Coherente: Que sea accesible, realista y realizable por ti, dentro de tus condiciones y requerimientos.
  • Focalizada: Tener un grado de prioridad para su cumplimiento.
  • Medible: Durante el proceso medir la efectividad de cada actividad, para tomar decisiones de mejora.
  • Tiempo: Fijar fechas y horas de cumplimiento.

 

Todas esas características van acompañadas a tu filosofía de vida, es decir cómo ves la vida, qué esperas lograr y quién quieres ser.

 

¿Cómo ser una persona más positiva?

A medida que tengas en cuenta cada éxito en tu vida, irás sintiéndote más seguro de ti mismo, más confiado, más fuerte, más animado, más alegre, más optimista... Todas esas cualidades son las de una persona positiva. Entonces, una persona se vuelve más positiva cuando va experimentando y sumando éxitos. Y también cuando empiezas a aprender de cada fracaso o error. Por consiguiente, tu vida se vuelve un GANAR-GANAR, porque ganas o aprendes (igual ganas experiencia).

 

¿Qué recomendaciones nos dejas para manejar la frustración?

Como acción inmediata puedes hacer los siguientes pasos:

  • Respirar 5 repeticiones: Inhalar profundo por la nariz en 4 segundos, retener el oxígeno 7 segundos, exhalar por la boca en 1 segundo, y aguantar 2 segundos antes de volver a respirar.
  • Preguntarte: ¿Qué es lo peor que puede pasar si vuelves a intentar? VS ¿Qué es lo mejor que puede pasar si vuelves a intentar?
  • Recordar las cosas o momentos que más te encantan.

 

Como acción preventiva:

  • Aceptar situaciones que se vienen repitiendo.
  • Si está en tus manos cambiar o mejorar la situación que te frustra, toma acción y haz un plan.
  • Si no está en tus manos cambiar o mejorar la situación que te frustra, acepta. Recuerda que eso seguirá así y depende de ti continuar o no. Puedes retirarte o alejarte de esa situación. Si decides quedarte en esa circunstancia, entonces tienes 2 opciones; seguir sufriendo con la frustración o reconocer que tu bienestar es más importante y mereces sentirte bien en todo momento, y sobre todo saber que sólo depende de ti sentirse bien. Tú tienes el control.
  • Recuerda que la frustración es como un carbón prendido. Estar frustrado es agarrar el carbón prendido, ponerse en el pecho y continuar el día con ese carbón prendido. Eres tú quien recogió ese carbón, así que serás tú quien decida tirar el carbón. ¡Tú decides!

 

¿Cómo saber que es el momento de rendirse?

“Retroceder nunca, rendirse jamás”… Una frase muy conocida y repetida por varias generaciones. Para aplicar esta frase, es importante diferenciar 2 palabras: “Perseverancia” y “Testarudez”.

La perseverancia te impulsa a continuar firme tras una meta; identificando las fortalezas y las mejoras, con enfoque, y conocimiento previo de tu meta.

La testarudez te ciega a identificar las oportunidades de mejora, te impide conocer más acerca de la meta trazada. Por consiguiente, te impulsa a continuar con una información errónea; dejando atrás la construcción de nuevas metas y/o proyectos que sí podrían cumplirse con mucho éxito.

A partir de ello, cuando veas y sientas que las cosas no están saliendo bien a pesar de las mejoras que vienes haciendo, es momento de analizar si hiciste todo lo necesario y más, para que puedas decidir si continuar o no. Es importante considerar las variables como “Tiempo”, “Dinero”, “Esfuerzo”, “Sacrificios”, y tu “Salud” (Mental, emocional y física). Así mismo, contemplar si otra meta podría reemplazar a la actual, sin dejar la esencia principal de tu propósito de vida.

Recuerda: Las cosas suceden cuando estás preparado. Si continúas cortando una piedra con un cuchillo de plástico, seguirás sin éxito. Si el carro no funciona, aprende a dejar y buscar otras variantes.

 

¿Cómo mantenernos motivados?

La motivación es como la sensación del hambre, todos los días y a cierta hora tenemos que comer para sentirnos mejor.

La dosis de motivación puedes obtenerla de una fuente externa o interna.

La motivación externa te hace dependiente a la fuente, si un día no vas a la fuente estarás desmotivado.

La motivación interna nace de tu proyecto de vida.

El proyecto de vida es como un edificio (tú eliges el tamaño que desees), para construir se requiere colocar ladrillo a ladrillo.

El ladrillo es la actividad diaria que está conectada con tu proyecto de vida. De esta manera, cada día que te levantes, verás en tu agenda realizar tu ladrillo de vida, y pensar en ello te motivará todo el día. Así aplicar todos los días, semanas, meses, etc. Así en lugar de buscar motivaciones de manera externa, tendrás la fuente de motivación dentro de ti a través de tu proyecto de vida.

 

Arturo Vargas Coach

  • Director Mastery Perú
  • Academia de Habilidades Sociales para niños, adolescentes, jóvenes y adultos.
  • Master en Psicopedagogía
  • Coach con PNL
  • Consultor Senior
  • Actor

 

Los invitamos a seguirlo en su fanpage Arturo Vargas Coach.

Christiam Buccallo
Escrito por Christiam Buccallo
Director de BolsaInmobiliaria.pe
Comprometido con mejorar la reputación del agente inmobiliario en nuestro país.
Compártelo en tus redes sociales
Post relacionados
Encuéntranos en Facebook
Lo más leído