Blog inmobiliario

Quiero aprender sobre

Cuando Goliat contrata a David

463 vistas

A lo largo del tiempo ha habido muchos casos de grandes empresas en distintos sectores que llegaron a ser verdaderos gigantes en sus respectivos sectores, que llegaron a ser referentes de cada mercado en el que se desarrollaron y que, sin embargo, sucumbieron a la desaparición y al olvido, pero que hoy están condenadas al olvido o, en el mejor de los casos, a servir simplemente de ejemplo de lo que no se debe hacer.

A continuación, detallaré los nombres de cinco grandes empresas a nivel mundial que hoy sólo forman parte del recuerdo de los que fueron (o fuimos) usuarios de sus productos:

 

  1. ATARI

La consola Atari 2600, vendió más de 42 millones de unidades en todo el mundo, los que éramos niños en aquella época pasamos horas incansables jugando con esas consolas bastante básicas, pero que eran el deleite de grandes y chicos. Sin embargo, para 1982, la empresa atravesó una crisis de la que no se pudo recuperar jamás.

¿Qué pasó?

En 1976, después de ser adquirida por Warner, la empresa se concentró en la venta de consolas más que en el desarrollo de videojuegos. De producir clásicos como “PacMan”, Atari fue relegada con la aparición de Nintendo Sega que lanzaron “Super Mario Bross” y “Sonic” respectivamente (1985). Fue en 1993 que se lanza Atari Jaguar, lo que fue la última consola que lanzó la empresa, pero fue un fracaso.

 

  1. KODAK

En 1881 se fundó esta empresa bajo un concepto innovador para la época: simplificar el proceso de impresión de placas para tomar fotografías. Ya en los años setenta, el 90% de las películas vendidas en el mundo eran Kodak y un porcentaje similar les correspondía a las cámaras de fotos. Pero, para el 2012, la empresa se declaró en bancarrota.

¿Qué pasó?

Kodak creó en 1975 la primera cámara digital, pero, como tenían el monopolio de los rollos de película, estimaron que no era prudente desarrollar comercialmente en ese momento este producto. Fue su peor decisión. LGSonySamsung y Panasonic acabaron en menos de dos años su monopolio.

 

  1. BLOCKBUSTER

El modelo de negocio de Blockbuster era simple: alquiler de videos originales en un local moderno y atractivo. En 1994, con un millonario negocio en crecimiento, la empresa fue adquirida por Viacom, por 8.400 millones de dólares.

¿Qué pasó?

En el año 2000 recibió la propuesta de compartir sinergias con Netflix, una pequeña compañía que alquilaba películas a través de correo postal. Netflix, por la módica suma de 50 millones de dólares, le ofreció a la empresa unir esfuerzos para crecer en el formato “streaming”, pero a Blockbuster no le interesó la propuesta. No obstante, Netflix demostró que no era necesario tener tiendas físicas para alquilar películas, ni que era rentable alquilar las películas por unidades. Blockbuster cerró sus últimas tiendas en el año 2013.

 

  1. NOKIA

Durante catorce años consecutivos Nokia fue la marca líder en telefonía móvil en el mundo. Llegó a ser la empresa que la casa matriz, ubicada en Finlandia, aportó 25% del crecimiento económico de ese país entre los años 1998 y 2007. Sin embargo, para 2011, perdió más del 40% del mercado global.

¿Qué pasó? 

El 9 de enero de 2007 Steve Jobs presentó el iPhone, y, en 2008, se lanzó el sistema operativo Android.
Mientras que Nokia se concentraba en su serie E y N para competir con Blackberry en el segmento de ejecutivos y hombres de negocio, los smartphones acapararon el mercado de los millennials.

 

  1. OLIVETTI

La marca de máquinas de escribir, supo estar a la vanguardia del desarrollo tecnológico. Fabricó calculadoras eléctricas, desarrolló la primera computadora de mesa y lanzó al mercado la primera netbook de la historia.

¿Qué pasó? 

Para conservar el monopolio de sus productos (máquinas de escribir), desarrolló softwares cerrados, que eran incompatibles con otras computadoras, generando enormes costos para sus clientes. La empresa, por esa mala decisión, salió del negocio de las computadoras, concentrándose en el negocio de la fabricación de cajas registradoras, quedando totalmente a la cola en el mundo de la tecnología.

 

Todas las historias anteriores son claro ejemplo de malas decisiones que llevaron a estos otrora gigantes a la quiebra, decisiones que costaron miles de puestos de trabajo y que convirtieron estos imperios comerciales en simples ruinas.

La pregunta salta por sí sola: ¿Y esto qué tiene que ver con el mercado inmobiliario? Pues lamentablemente mucho. Hubo un denominador común en los fracasos de las empresas que mencionamos líneas arriba y es que si no queremos cometer los errores de esas empresas simplemente no hay que dejar jamás de pensar en innovación.

Todas las empresas mencionadas tenían un prestigio que les costó muchísimo ganar y que, por decisiones equivocadas, perdieron sin alguna posibilidad de darle la vuelta a esa triste realidad. Dentro de nuestro país tenemos y hemos tenido marcas que también vieron un triste final por la desidia en aplicar políticas y procesos innovadores que realmente sirvieran para alargar el tiempo de vida de dichas corporaciones.

Y es que muchas veces quienes han sido las cabezas de algunas de las empresas más reputadas del Perú, incluidas las que han sido las más importantes inmobiliarias del país, han cedido su puesto personas que podrían no haber estado a la altura de las circunstancias y llevaron a los que fueron los gigantes locales a tratar, con muy poco éxito, de vivir del prestigio que ganaron en sus años de bonanza, dejando de innovar o de simplemente seguir una corriente para mantenerse a la vanguardia de los mercados en los que solían moverse con una holgada solvencia.

Y es que al haber manejado toda una vida una empresa determinada de forma casi familiar se suele cometer el error de dejar la dirección en algunas personas llevados más por afectos que por capacidades; ¿el resultado? Empujar al abismo a un gigante, peleas entre gerencia y colaboradores que resultan sumamente importantes para la corporación, aislamiento y distanciamiento entre las diferentes secciones de la empresa, maltrato a los agentes externos con los que se pudiera cerrar algún negocio, etc. Todo lo descrito se convierte en los ingredientes perfectos para un coctel suicida.

¿Lo lamentable? Es que fueron los propios directores de cualquier empresa quienes pusieron a cargo a la persona o a las personas que llevaron a su empresa de ser un gigante a simplemente pasar desapercibidos en un mercado como el inmobiliario con una competencia cada vez más voraz y en constante cambio; es como que un Goliat contrate a su propio David.

En resumen: no sólo es cuestión de innovar, si no de también saber hacerlo pues no cualquiera logra tener la responsabilidad y el honor de dirigir a una empresa con historia. Del mismo modo, no basta con ser un buen profesional (como por ejemplo un buen agente inmobiliario) para llegar a ser el conductor ideal de una gran empresa.

 

Si quieren saber más sobre mí y mis servicios te dejo los enlaces de mis redes.

Página web: https://century21.pe/inmobiliaria/35-century-21-lk-lima-lima-peru

Facebook: https://www.facebook.com/Angel-Strat-Asesor-Inmobiliario-C21LK-106675014041562/

Twitter: https://twitter.com/StratAngel

Compártelo en tus redes sociales
Post relacionados
Encuéntranos en Facebook
Lo más leído