Blog inmobiliario

Quiero aprender sobre

Bicentenario o Penitenciario | ¿Aprovecharás este punto de quiebre?

755 vistas

A pocos días de cumplir 200 años de nuestra independencia, evoco las palabras de Don José de San Martin, con nuestra  bandera en la mano expreso lo siguiente: “Desde este momento el Perú es libre e independiente por la voluntad general de los pueblos y por la justicia de su causa que Dios defiende”, ¡Viva la patria!, ¡Viva la libertad!, ¡Viva la Independencia!.

Después de dos siglos de vida republicana, poco o nada hemos aprendido, un país rico en recursos naturales, mutilado por tratados vergonzosos, realizando concesiones escandalosas, desde que tenía temprana edad por cualquier falencia económica, social o política renegaban nuestros padres y abuelos siempre decían: “El Perú es un país sub-desarrollado”, me molestaba e incomodaba porque me parecía ofensivo, lo cierto es que nuestro país está mal administrado y si ampliamos el criterio está mal gestionado.

La gestión realizada por los últimos gobiernos, no tuvo la mejor performance, peor aún vieron al erario nacional como un pingue botín, donde la repartija se convirtió en una moda, donde los que soportaban la carga en las instituciones del estado, eran los mandos medios que realizaban la parte operativa, donde los dividendos eran distribuidos entre las cabezas de las diferentes mafias en los cuatro poderes del estado, los cuales eran y serán residentes acérrimos del Sistema Penitenciario.

Estos desordenes repercuten de manera sensible en nuestro día a día, la especulación se acrecienta y el sistema se tambalea, se avizora un panorama nada favorable para nuestro País, a puertas de una nueva carta magna y un cambio de régimen.

El sistema inmobiliario es uno de los más sensibles, se nota dinamismo en la venta de inmuebles, los propietarios están optando por deshacerse de sus bienes e irse al extranjero y en el caso de los arrendadores se ven obligados a castigar el valor de sus alquileres, ya que el poder adquisitivo de los arrendatarios ha decrecido de manera significativa.

Los agentes inmobiliarios, que estén capacitados y preparados para este momento, aprovecharan este punto de quiebre, no dejaran pasar la oportunidad.

Siempre me decían: “Si no sabes, capacítate”, pero existe algo más importante, que se me quedó grabado: “Trabaja en tus limitaciones, cuando superes éstas, la incorporarás de manera natural y la sabrás utilizar en el momento oportuno”, realiza un FODA conjuntamente con tu manager, solo ahí veras tus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, ésta debe ser una tarea obligatoria, para situar al profesional inmobiliario, sus aspiraciones y el sector en el cuál se va especializar, ya sea residencial, comercial, industrial  u otros.

Expresiones como: “Ver más allá de lo evidente” o “Hasta el infinito y más allá”, frases superlativas que sirven como complemento a lo dicho anteriormente, porque el agente inmobiliario tiene que ser por naturaleza visionario, sino duerme en el letargo del olvido, atrévete a realizar acciones que no has realizado hasta el momento, porque solo el loco es aquél que hace lo mismo, esperando tener resultados diferentes.

Es una incógnita, que hará el próximo gobierno, no se sabe quiénes serán los ministros de las diversas carteras, no se tiene ni la mínima idea de cuales serán las nuevas tendencias que van a regir los próximos cinco años.

Pero te pregunto a ti: ¿Vas a esperar que tipo de política económica va ejecutar el próximo gobierno? O vas a sentarte tú a proyectar los próximos diez años, que vas hacer con tu vida personal y profesional, te hago otra pregunta, ¿por qué no estar un paso adelante?

Es hora de planificar y proyectarte, de caminar a paso firme, con contundencia, con aplomo, pero sobre todo con confianza, de lo que podemos crear, ejecutar y desarrollar, demostrar de qué realmente estamos hechos.

Porque somos parte del cambio, utilicemos nuestras habilidades y capacidades, para aportar y fortalecer nuestro rubro inmobiliario, a puertas del Bicentenario, hay mucho por hacer, seamos protagonistas activos, dejémonos de excusas o seremos reclusos de nuestra propia realidad.

 

 Conde de Montecristo.                                   

 

Nombre: Luis Alexander Quiroz Valverde

Columna: El Conde de Montecristo

Empresa: Re/max Family

Compártelo en tus redes sociales
Post relacionados
Encuéntranos en Facebook
Lo más leído